lunes, 21 de noviembre de 2011

LA CIUDAD DE LAS CASAS AZULES (YO SOY UN PAÍS)

Espero y deseo que La ciudad de las casas azules sea el primer poema de mi próximo poemario en el que ando enredada a ratos. Añoro ese tiempo que últimamente me falta pero hoy he encontrado un hueco y eso me alegra. Mucho.

LA CIUDAD DE LAS CASAS AZULES


Te inventaré una ciudad de casas azules donde siempre serás nombrada
con el nombre que inventé para ti.
¡Estás tan linda cuando luces el nombre que inventé para ti!
Enterraremos ese otro –azaroso y furtivo- que ahora te viste, en un lugar que se parezca
a todos los lugares que conocemos
para que cuando nos dé alcance su nostalgia,
no recordemos dónde fenece.
 Te inventaré un oficio que ocupe tu días en la ciudad de las casas azules:
algo así como desordenar las caracolas de la playa
o apuntalar castillos de arena.
Algo importante que entretenga tus manos para que no pierdas el día
abrazada a los árboles.
Regalando el don de tus caricias a aquellos que nunca te arroparán (A esos estúpidos ásperos  a los que entregas tu cuerpo). 
 
Te inventaré una ciudad de casas azules donde todos te conocerán,
por el nombre que inventé para ti y tus manos, hacendosas,
desordenarán las caracolas de la playa
o cuidarán de los castillos de arena
para que los árboles no te susurren ya más
que echan de menos tu piel.

1 comentario:

  1. Eres
    un
    pulso
    herido
    que
    ronda
    las
    cosas
    del
    otro
    lado.


    J.C.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.